CHEMSEX: ¿QUÉ DEBO TENER EN CUANTO SI DESEO EXPERIMENTARLO?


Ya no es extraño el uso de estimulantes en el acto sexual, al contrario, cada vez escuchamos más sobre el chemsex. Encabezan la lista los poppers y el cannabis como las sustancias más utilizadas, pero también sabemos que se ha propagado el consumo de otras drogas como la cocaina, el cristal, el éxtasis, la ketamina o la práctica del slam (inyectarse heroína). Este artículo no tiene como objetivo estigmatizar el chemsex. En cambio, es importante hablar sobre los riesgos y los factores que hacen que cada vez más hombres utilicen estos estimulantes. Para abordar este tema es necesario desprendernos de todos los estigmas que tenemos en torno a las drogas y sus usuarios, porque todo afán prohibicionista impide que se difunda mayor información al respecto, y por tanto, provoca que mayor sea el uso incorrecto de estas sustancias.

Cada vez existen más hombres dispuestos a experimentar con alguna droga durante el sexo. El porqué es un asunto personal, pero seguramente la mayor parte de los usuarios de alguna sustancia lo hacen para elevar las sensaciones durante el sexo, en principio, porque las drogas desinhiben, aumentan el libido y crean un efecto de éxtasis y euforia; estas sensaciones pueden ser tan placenteras que el usuario desea experimentarlas con mayor frecuencia, lo que permite el desarrollo de una adicción a la sustancia que se está usando. Sin embargo, esta adicción puede convertirse en una pesadilla. En cualquier momento la droga convencional llega a ser insuficiente, debido a que, cuando se consume con frecuencia, el cerebro comienza a exigir mayores dosis a fin de revivir las sensaciones. Para muchos, el aumento de la dosis sólo es preludio a la búsqueda de nuevas sustancias con efectos más potentes. Además, recuerda que los químicos pueden hacerte perder la noción de lo que estás haciendo, por lo que en momentos en los que mayor es su efecto, podrías olvidar usar condón o sufrir algún desgarre y sangrado, lo que abriría las posibilidades de adquirir alguna infección.

Es elección de cada persona el uso de drogas en el sexo. Si se decide consumir cualquier estimulante, se debe considerar la posibilidad de desarrollar una adicción que más adelante necesite un tratamiento de desintoxicación. Como adultos, sabemos los riesgos que conlleva el consumo de cualquier tipo de droga, por eso es importante hacerlo responsablemente. En este juego lo más importante es jamás perder el amor por uno mismo para que a la primera señal de alerta, sepamos detenernos y buscar ayuda. 

¿Es malo el chemsex? No si se es consciente de los riesgos y se evita convertirlo en un hábito. Si en algún momento sientes que el sexo en estado de sobriedad no te llena o no te provoca el placer necesario, no está demás considerar hablar con un psicólogo. Conversar sobre tus prácticas sexuales te ayudará a tener mayor perspectiva sobre tu vida a futuro, y entonces podrás responderte si en realidad te satisface el chemsex. Quizá lo único que necesitas es tomarte un descanso e intentar conocer a otros chicos con quienes experimentar plenamente del sexo sin la necesidad de consumir alguna sustancia. 

Pero si realmente te gusta combinar el sexo con alguna droga, está en ti la capacidad de fijar tus propios límites para que a la larga esta práctica no te provoque alguna enfermedad o adicción. Como he dicho, de nada sirve satanizar el chemsex. Si se practica, sólo hay que tener cuidado. No está mal recurrir algunas veces al uso de estimulantes. Entre homosexuales como heterosexuales, el chemsex se ha convertido en algo constante. Hay quienes sólo usan poppers, otros prefieren viagra (aunque no lo necesiten) o cannabis, y quienes han entrado en un mundo de drogas que necesitan mayor control. El consejo que puedo ofrecerte es que, si decides tener chemsex, investigues un poco sobre cómo consumir cualquier droga para saber con qué no debes combinarlo y cuánta es la dosis recomendada. Cada cuerpo es diferente y por eso también es importante escuchar a tu cuerpo: si algo va mal con alguna droga, tu organismo te lo dirá.

Si deseas conocer más sobre el mundo del chemsex y sus implicaciones, te recomendamos este documental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario