NUEVOS SOLTEROS


Todo comenzó como siempre, inocentemente. Me encontraba fumando un cigarrillo mientras me vestía para irme a trabajar, cuando suena mi celular por un mensaje que me envío un conocido al cual acababa de cortar su novio. No pude evitar sorprenderme, puesto que ellos cumplían con las expectativas y sexpectativas que se tienen de las relaciones: compartían gastos y tenían la confianza necesaria para salir por separado los fines de semana, no tenían problemas económicos, y el sexo, según mi amigo, era de maravilla. No pude contener más mi curiosidad y decidí llamarle, la tranquilidad con la que mi amigo me hablaba de tal hecho me impactaba, la pelea comenzó un día por la tarde y termino con un «YA NO TE AMO.» 

¿Habrían llegado a la crisis de los 40 antes de tiempo?

Al que más parecía dolerle la ruptura era a mí, puesto que eran mi modelo a seguir en las relaciones, una pareja ejemplar desde mi punto de vista. 

¿Será que en la actualidad las relaciones amorosas solo son un descanso de la soltería?

La intriga siguió y yo no podía simplemente seguir ese ejemplo que mi pareja ideal me había dado.

¿Será que el amor tiene fecha de caducidad? Y de ser así: ¿Durante cuánto tiempo será  consumible?

Al llegar a mí trabajo me encontré con mi compañero Carlock, entablamos una conversación con el tema en pugna.

—La persona ideal solo existe en tu cabeza güey —me dijo sin una pizca de compasión.
»Cuando comienzas a vivir con esa persona, que según tú es la persona ideal, descubres que no te gustan sus costumbres, que es un total desmadre, que no se organiza en sus gastos o que no se peina, y entonces deja de ser tu persona ideal.

Él  estaba completamente seguro de lo que hablaba y ésta era una de las principales razones por las que  no estaba dispuesto a casarse.

—Por estas situaciones se inventó el divorcio, para dejar de lidiar con estas situaciones de una manera sana y rápida —me dijo con una sonrisa en sus labios.
»Desde que se inventó en divorcio dejo de existir el “para siempre".

Después de salir corriendo de aquella conversación con mi compañero de trabajo, mi cerebro procesó la impactante noticia de mi amigo y su ruptura y logré ver más allá.

En realidad no sabemos cómo son las relaciones que ante nuestros ojos parecen “perfectas”. No sabemos honestamente qué pasa con la pareja cuando cierran las puertas de su recamara, (ok, a veces sí).

Pasados unos días, mi amigo y yo fuimos a comer. Así me enteré de todos los detalles. Resulta que mi amigo viajaba demasiado, su novio comenzó a sentirse solo, a salir con amigos y a probar esa soltería de la que se había privado durante 12 años de relación. Llega mi amigo de uno de sus tantos viajes, discuten por cosas banales, y es así como llega el doloroso (aunque al parecer no tanto) «YA NO TE AMO». 

Y de esta forma, en una mordida y unas 2 o 3 masticadas a mi taco de harina, esa pareja, que durante su tiempo idolatré y deseé ser como ella en un futuro, desapareció y dejó de ser “perfecta” para mí. Y cómo no, ninguno de nosotros quisiera estar un mes o más separado de su pareja, si se supone que estamos en una “relación”.

Salí de aquel lugar pensando en qué me depararía el destino, en si algún día saldría de la soltería y planteándome, fijamente, como deseaba que fuera mi futura relación. Hasta que en medio de la plaza Aránzazu  me detuve y me di cuenta que me estaba preocupando por cosas que aún no sabría si llegarían o no, y que estaba desperdiciando mí presente, mí soltería.

¿Para qué sufrir si según el panorama nos deparan muchos días de sexo…?

Omar Martínez
Lee más en www.your-sex-things.tumblr.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario