¿CÓMO RESPONDER A LAS PREGUNTAS INCÓMODAS QUE NOS HACEN LOS HETEROS?


Haciendo un sondeo en google sobre las preguntas que la gente heterosexual suelen hacernos a los chicos gays, encuentro patrones muy comunes que se basan principalmente en la ignorancia. Pero ésta no debería ser razón para entrar en estado de enojo o frustración, tenemos que ser abiertos y comprender que no todos somos educados de la misma forma y que al ser gays es lógico que comprendamos nuestras vidas en base a nuestra experiencia, lo cual también aplica para los heterosexuales. Hay que reconocer que en algún momento, antes de estar conscientes plenamente de nuestra orientación también llegamos a tener dudas, y que éstas nos las pudimos responder aprendiendo poco a poco, gracias a la vida misma, a los amigos, a los estudios, etc.

Así bien, al escuchar esas preguntas tan incómodas basta con tener la información adecuada para replicar con cortesía y diplomacia, ¿no creen? Aunque tachemos de machistas e ignorantes a quienes nos ofenden con esta clase de cuestionamientos, estaríamos también pecando de ignorancia y soberbia si dejamos a los chicos con la duda, por enojo o porque simplemente no supimos defendernos o nos pusimos a la defensiva y terminamos poniéndonos la soga al cuello.

Bien pues, ¿qué debemos decir ante aquellas dudas que puedan tener nuestras amigas o amigos heterosexuales? Aplica también para nuestros detractores, llámense gente homofóbica.

¿Quién es la mujer en la relación?
Debes entender que una relación homosexual se compone de dos hombres, o bien de dos mujeres, y que biológicamente ambos estamos hechos de la misma forma. El hecho de que dos hombres tengamos relaciones sexuales o sentimentales no significa que alguien de los dos deba llevar el rol de la mujer porque no intentamos ser una pareja heterosexual: nuestros cuerpos y nuestros pensamientos encajan perfectamente con nuestra identidad sexual, por lo tanto en una relación gay ambos somos hombres.
¿Quieres saber quien desempeña el rol receptivo/pasivo y quien es el activo? Es decir, ¿quién es el que es penetrado y quién es el que penetra? Bueno, primero tenemos que tenernos confianza para que yo pueda contarte eso, pero está demás, no es información que deba compartir con cualquiera si así lo deseo, pero debes saber que el hecho de que un hombre sea penetrado no lo convierte en mujer, ni mucho menos es algo por lo que avergonzarse, todos disfrutamos el sexo de distinta manera. También hay hombres que son penetrados por sus mujeres y esto no los hace menos hombres. ¿Ya entiendes a lo que voy?

¿Saliste con mujeres antes de estar seguro de que eras gay? 
Es verdad que existen muchos casos de hombres que tuvieron novias y hasta relaciones sexuales con mujeres antes de estar junto a un hombre, incluso antes de conocer su verdadera orientación sexual. Pero no es el caso de todos, existimos quienes desde pequeños hemos tenido claro que somos gays y jamás sentimos la necesidad de acostarnos con una chica, y otros tantos a los que les cuesta un poco más descubrirlo y deben pasar por un proceso de asimilación. Esto no se puede forzar ni es una actitud o un estilo de vida. Además, se me hace injusto experimentar con una mujer para descubrir si soy heterosexual o soy gay. La vida nos pone distintas pruebas pero el salir con una mujer no va a definir si soy o no soy homosexual.

¿Sabías que eres un desperdicio?, estás muy lindo para ser gay.
Gracias por el alago, pero dime, ¿estás sugiriendo que para ser gay hay que ser feo o poco agraciado? Eso es ilógico y prejuicioso. La belleza no es sinónimo de heterosexualidad. El mundo es tan basto y la humanidad es diversa, existimos gays de todo tipo, pero gracias por considerar que soy lindo.

¿Eres afeminado porque quieres ser mujer? 
Si soy afeminado no es porque pretenda ser mujer. Puedo ser delicado e incluso puedo jotear, pero vamos, esto no significa que quiera cambiar de sexo, esto en cambio a la decisión de ser gay que no es una actitud o una decisión, sí es una actitud y un estilo de vida: si he elegido ser un poco afeminado o simplemente soy afeminado, es parte de mi personalidad. Aun con todo, estoy a gusto con mi cuerpo, ¿quieres que sea más específico?, me gusta tener un pene y dos testículos. Si quisiera ser mujer entonces sería transexual, y si este fuera mi caso no estaríamos hablando de que quiero ser mujer, sino que lo soy, sólo que nací en un cuerpo equivocado. Pero eso ya es entrar en el tema de la transexualidad, que es distinta a la homosexualidad.

¿Sabías que la Biblia condena tu estilo de vida? 
¿Sabías que esa afirmación es subjetiva? La religión cristiana suele decir que la homosexualidad y el lesbianismo es un pecado, basándose en algunas frases sacadas de la biblia, la más conocida es aquella que dice “No os acostaréis con hombre como lo hacéis con mujer.” Bien pues, en primer lugar un hombre no se puede acostar con otro hombre como si lo hiciera con una mujer, un hombre no tiene vagina, cuando un hombre se acuesta con otro de su sexo lo hace bajo las condiciones que biológicamente lo posibilitan, si esto fuera imposible simplemente no existiría el sexo homosexual, pero están las vías y por tanto es una conducta NATURAL. Por más que te cueste comprenderlo, debes ser menos prejuicioso en base a palabras sacadas de un libro, respeto tus creencias pero tú debes respetar mi vida personal y mis elecciones. La Biblia, en cambio a lo que se dice, no recrimina mi forma de vida, quienes lo hacen son las figuras religiosas que han impuesto la figura del hombre como un ser incorruptible libre de vicios, y que han hecho interpretaciones arrojadas de las Escrituras como una forma de control sobre hombres y mujeres a través de varios siglos.

¿Cuándo decidiste ser gay?  ¿Crees que sólo estás pasando por una etapa? 
No es una etapa y no decidí serlo. Así como tú no decidiste ser heterosexual. Es muy simple. ¿O es que acaso alguna vez te preguntaste si querías ser gay o hetero? Pregúntatelo ahora mismo y veamos si puedes cambiar de idea. Conozco historias tristes de chicos gays que me han dicho que si se les hubiese dado a elegir, hubieran optado por ser heterosexuales, hacerse de una novia, casarse con ella y tener hijos, todo por el simple hecho de ser aceptados. Pero la realidad es que nacieron como gays y nada pueden hacer para cambiarlo. Quizá hayas escuchado de clínicas que curan la homosexualidad, pues te entero que está comprobado científicamente que esto es imposible y que en muchos países estas clínicas son ilegales y muchas veces torturan hasta la muerte a los chicos al intentar hacerlos cambiar de orientación.

Si eres gay, ¿quiere decir que te gusto? Porque te gustan todos los hombres, ¿verdad?
Y como tú eres heterosexual entonces debo suponer que te gustan todas las mujeres, sin lugar a elección o a los patrones de belleza que puedas manejar, es decir que para ti toda mujer es “mercancía genérica”. ¿Verdad que no? Bueno, pues sucede lo mismo con los gays, no nos gustamos entre todos, y de hecho aunque te suene extraño, muchos gays son bastante crueles y banales a la hora de elegir una pareja, también nos basamos en patrones de estética y en muchos casos nos discriminamos entre nosotros porque no cumplimos con uno o más aspectos. Eso no está bien, no lo justifico, pero intento hacerte entender que el que tengas un pene entre las piernas no basta para que yo quiera acostarme contigo.

¿Por qué a algunos se les  nota y a otros no?
Te sorprendería descubrir que no todos los hombres delicados o femeninos son obligatoriamente homosexuales. A veces hay factores especiales que moldean la personalidad de las personas, puede que los chicos gays que son afeminados lo sean porque fueron educados de una forma entorno a la femineidad, que convivió con muchas mujeres durante su desarrollo de infancia y adolescencia y que adopto algunas conductas y estilos porque de esta forma se sienten cómodos, atractivos y afines con su persona. Hay otros que quizá influenciados por la moda descubrieron que les gustaba ser un tanto más delicados. Y otros, que de forma biológica son delicados por naturaleza, tienen una voz más delgada y un cuerpo más esbelto. Los casos pueden aplicar también para hombres que no son gays. Allí es donde entra el prejuicio, que al ver a alguien vistiendo de rosa o realizándose un tratamiento facial se supone que es homosexual. Quizá sólo se trate de un hombre al que le gusta darse atenciones especiales por vanidad, o porque es una moda que le acomoda.
En contraparte están esos otros gays a los que “no se les nota”. Aquí estás queriendo decir que si eres homosexual debes llevar una marca en la frente, un lunar o una característica física que dijera “este chico es gay”. Pero no es así. A nadie se le nota la homosexualidad, en cambio tenemos ideas o conceptos con los que identificamos al homosexual, ideas que son en su mayoría mitos.

¿Ser gay tiene cura?
Ya te explique lo de las clínicas para curar la homosexualidad y sus consecuencias. No, la homosexualidad no se cura porque no es una enfermedad ni un trastorno mental. No estamos poseídos por algún espíritu satánico ni hemos sido abducidos por aliens. La naturaleza es sabia y desde su origen estableció la existencia de la diversidad sexual, y ésta está presente en muchísimas especies, no sólo entre humanos. No te asustes cuando te dicen que si comes carne de vacas locas o pollo genéticamente alterado te puedes enfermar de homosexualidad. Eso además de estúpido es totalmente falso.

¿No tienes miedo a infectarte de sida?
Para empezar quiero sacarte de un error muy común entre homosexuales y heterosexuales: el sida es la fase avanzada de la infección por VIH, es decir que si llegaras a adquirir este virus y nunca te atendieras, podrías desarrollar sida, que es la etapa en la que tu sistema inmunológico ha quedado altamente deteriorado a causa el VIH que ha invadido tu organismo, por lo tanto es incapaz de defenderse de agentes patógenos como virus, baterías u otros microorganismos. Sin embargo la ciencia ha avanzado demasiado y hoy en día las probabilidades de desarrollar sida son pocas, apegándose a una atención óptima con tratamientos antiretrovirales y llevando una vida sana. Pero ya te di el discurso médico, cuando lo importante es saber que el miedo que tú piensas que yo debo tener de infectarme con VIH es el mismo que tú deberías tener, si es que practicas sexo de riesgo sin uso de condón y llevando una vida sexual con múltiples parejas. El VIH no es una infección propia de homosexuales, también hay mujeres y hombres heterosexuales que mueren de sida o adquieren VIH, así que la duda que me haces a mí también tendrías que realizártela a ti mismo.

En resumen estas son las preguntas más escuchadas. Las respuestas me parecen lógicas y bien argumentadas, y además cordiales, que es lo importante. No sientas que gastas tu saliva al repetir esta información cada vez que alguien te cuestiona de esta forma. Para erradicar la discriminación hay que informar y siendo nosotros los principales interesados en que acabe la intolerancia y la ignorancia debemos compartir nuestra experiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario