8 COSAS PARA NO HACER EN EL CRUISING


La putivuelta ya es famosa entre propios y extraños del mundo homosexual. Lo que antes era visto como un tabú o una práctica de países más desarrollados, se sabe que es común entre cualquier sociedad. Como ya hemos repasado en algunos otros artículos, el cruising siempre ha existido pero poco se ha hablado o analizado, pero sin duda, dentro de la cultura gay tiene un importante espacio. No importa si tú no lo practicas, seguramente conoces o has visto a alguien realizarlo. Quizá su popularidad se deba a los rumores que corren de boca en boca entre la comunidad, a veces nos cuentan sobre ciertos baños, cierto parque o algún estacionamiento donde alguna vez un amigo o un conocido tuvo relaciones sexuales, y precisamente ésta es la mecánica por lo que algunos lugares llegan a ganar popularidad y prestigio entre los amantes del sexo clandestino.

Comúnmente escucho a muchos chicos con curiosidad por saber qué es el cruising, donde realizarlo en nuestra ciudad, a qué horas, y cada cuándo. Sin embargo, también hay quienes me preguntan lo que no se debe hacer al salir de caza, y este punto es mucho más importante que el primero, pues si bien al enterarte de los actuales puntos de ligue sólo basta con darte una vuelta y salir con suerte. Sin embargo, no todo es tan fácil como se escucha y además los novatos corren riesgos. Les comparto a continuación 8 puntos sobre lo que no debemos hacer al salir de putivuelta, precisamente para que al hacerlo se viva una experiencia agradable y que no te genere conflictos ni eventos desafortunados, ya sea con la autoridad o con alguna pareja riesgosa.

1. NUNCA SIN CONDÓN. Si sales de cruising recurrentemente o si es tu primera vez no tienes motivos para aventarte sin gorros. El cruising es sexo clandestino y riesgoso, muchos de los que lo practican han tenido varias parejas sexuales, y no es por generalizar, pero la mayoría no han tenido sólo 5 encuentros, sino muchísimos más, y con la edad estos pueden irse acumulando. Pregúntate con cuántos chicos más ha estado el ligue antes de estar contigo. Si vas a practicar sexo con penetración anal lo mejor es tener condones a la mano. Nunca te permitas coger a pelo. A lo mejor es de noche y no puedes ver los órganos sexuales del ligue y no te enteres si hay existencia de lesiones provocadas por alguna infección. Si quieres tener sexo sin consecuencias desagradables, protégete. No te digo que evites el cruising, porque sé que algunas veces querrás experimentar o atreverte, pero es seguro que en alguna ocasión llegarás a conocer a un chico que ha estado expuesto a algún tipo de ITS, y que tú, siendo novato, puedas terminar arrepentido. El condón siempre hace la diferencia, aun si te enteras tiempo después que fulano tiene esto o aquello, tú tienes la seguridad de estar sano por haber usado condón.

2. NUNCA EN QUINCENA. Ni en días posteriores a ésta. El cruising prácticamente es una actividad ilegal, entiéndase que es clandestina porque los lugares en donde suele realizarse son espacios públicos, de convivencia general, y por obvias razones puede ser tipificado como una falta a la moral. Y como ya es sabido, las autoridades en nuestro país suelen ser deshonestas y aprovechadas. Si un policía llegara a descubrirte en pleno acto sexual, podría provocarte severos problemas. Desde un arresto a una extorsión. Lo más típico es que te saquen una lana, objetos de valor y te dejen libre bajo amenazas. Por miedo y para librarse del problema solemos entregar lo que llevamos a cambio, ya sea dinero, celulares, relojes o algunas otras cosas de valor. ¿Qué sucede cuando es quincena? Que se supone que traes dinero porque acabas de cobrar en tu chamba. Y hasta donde tengo experiencia, he visto que en estas fechas suele haber mayor movimiento de seguridad en la ciudad, no sólo para detener a chicos que salen de cruising, sino a todo aquel que vean vulnerable, ya sea porque lo ven en estado alcoholizado mientras maneja, o porque lo ven en la calle a altas horas de la noche. Tampoco quiero generar un miedo absurdo, sólo les doy un consejo básico. Que puede ser usado sobre todo en lugares demasiado clandestinos, como en colonias populares con altos índices de vandalismo, en el centro de la ciudad o en centros comerciales. Cuando cobres tu quincena, mejor vete a lugares privados como el Gremio o saunas.

3.  NO CON EL PRIMERO. Bueno, aunque puede que el primero que veas en un lugar desolado ande con las mismas intenciones que tú, también puede que no sea así. Para ligar, primero hay que tener en cuenta ciertos puntos: estudiar las señales que te manda el otro individuo. Si no demuestra interés en ti, sientes que rehúye o que insiste demasiado, debes considerarlo como una alerta para desistir. A veces nos dejamos llevar por la adrenalina y la calentura. Primero cerciórate que el chico en cuestión te de confianza, y no porque lo veas muy galán o muy intenso, significa que sea ligue seguro. En el cruising puedes encontrarte desde gente que ni siquiera busca sexo o que saben que lo buscas y se aprovechan de la situación para asaltarte. Ya sabemos que los chacales encienden el deseo y a veces es imposible resistirse a su encanto de hombre heterosexual, pero no todo lo que se ve es lo que parece y así como puedes llegar a tener la cogida de tu vida, también podrías vivir un susto o una experiencia demasiado peligrosa. Compórtate responsable y preocúpate por tu bienestar físico. Si el chico insiste al instante, date tiempo, hazle plática y descubre sus intenciones. A veces hay quienes no se dejan tocar el pene o las nalgas, aun cuando te aseguran que quieren un encuentro contigo. Su negativa podría sugerir que intenta seducirte con ideas, para después aprovecharse ya que se han ganado tu confianza y finalmente asaltarte. Lleva siempre la delantera en eso. Tampoco es malo dejar que ellos se den varias vueltas antes de que se acerquen a ti o tú a ellos, no cedas a la primera, si después de tres vueltas te lo vuelves a encontrar, quizá es porque en verdad le intereses para sexo.

4. NO LO HAGAS POR DESPECHO O PARA SALIR DE CONFLICTOS. Y es que cuando nos dejamos llevar por un enojo con el novio, con la familia o con los amigos, actuamos más por impulso que por consciencia propia. Puede que por la tarde hayamos descubierto que nuestra pareja nos fue infiel, o que nos dejó plantados, o que el chico que contactaste por Manhunt nunca llegó o no fue lo que esperabas, y entonces nos vamos de cruising para saciar las ganas de sexo que nos queman. Encontramos a quien nos mueva el tapete o parezca buscar ligue, y no vemos más allá, simplemente nos entregamos y cogemos. Lo malo viene después, cuando llegas a sentir culpa o miedo de si lo hiciste con alguien correcto, si tomaste todas las precauciones o peor, si en verdad era lo que querías o si sólo te gano el coraje y consumaste una venganza que en principio no es algo común en ti.

6. NO INSISTAS DEMASIADO Y NO SEAS INDISCRETO. Muchos lugares de cruising “se queman” cuando el chisme ha pasado de boca en boca entre muchas personas. Si sabes sobre algún lugar para ir de putivuelta, no se lo cuentes a cualquiera, porque podría suceder que este lugar adquiera demasiada fama y las autoridades de seguridad lleguen a descubrirlo y por tanto a hacer peligroso o imposible ligar nuevamente allí. Por eso debes ser discreto, y además, lo debes ser también con la forma en que ligas: si quieres coger con todo el que ves en la putivuelta y a fuerza quieres tener un encuentro, aun cuando el individuo no se interese en ti, te verás mal, desesperado y terminarás alejando a la gente del lugar. Si no ves movimiento en el lugar, tampoco insistas en quedarte demasiado tiempo, o peor, en estar allí los 7 días de la semana, puedes experimentar en otro lugar o visitar otros, así evitarás hastiarte o hastiar a los demás con tu presencia recurrente.

7. NO NIEGES EL RIESGO. ALGUNA VES REALIZATE LA PRUEBA. Lo primordial, es cada tres meses. Ya sabes que la prueba de detección de VIH es gratuita en muchas partes, y conocer tu estado de salud te da muchas oportunidades de gozar una mejor calidad de vida, tengas o no tengas alguna ITS. Si resulta positivo el resultado debes saber que tú como adulto eres responsable de tu propia salud, y que si te atreviste a tener sexo sin protección, fue por decisión propia. No le tengas miedo al resultado, sino al que podría pasar si vivieras día a día sin saber si alguna salida de cruising generó en tu cuerpo alguna afección. No quisiera decirlo porque puedo sonar conformista o sínico, pero vivir con una ITS no te hace menos hombre, ni te hace una paria, puedes seguir teniendo sexo cada vez que desees, pero siempre usando condón. Disfruta de tu cuerpo y tu sexualidad, y deja que tu ligue también la disfrute, sin riesgos.

8. NO TE ENVICIES. Todo en exceso es malo, y el cruising puede provocarte una adicción difícil de controlar. Está bien vivir siempre con ganas de coger, pero otra cosa es buscarlo todos los días. Ir de putivuelta a diario podría quitarte tiempo para hacer actividades más importantes, como dedicarte a tu trabajo, a la escuela o a tu pareja. Cuando más salgas de cruising, más se te hará una costumbre, pensarás en ello todo el tiempo y le restarás importancia a tus actividades cotidianas. Además, generas un índice de probabilidades mayores para vivir una experiencia desagradable o para ser detectado por la policía. Tomate tu tiempo para todo. El sexo no se va a acabar si sales de cruising sólo de vez en cuando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario