ERRORES QUE DEBES EVITAR DURANTE EL SEXO



Y para ti ¿qué es lo más desagradable que alguien puede hacer durante el cachondeo? ¿Cuáles son las actitudes que consideras deben dejarse a un lado antes de deshacerte de los pantalones? ¿Has tenido alguna mala experiencia a causa de algún comportamiento inusual de tu pareja? Somos humanos y solemos cometer equivocaciones, el sexo no será la excepción pero por lo mismo de ser un acto tan íntimo y donde imprimimos mucha pasión, deseo y a veces sentimientos, el vivir una experiencia desagradable puede ser el comienzo del fin, del cachondeo mismo o de una relación.

Te compartimos cinco puntos importantes que debes evitar durante el acto sexual, todo es cuestión de conocernos y estar dispuestos a conocer a nuestra pareja o ligue en turno, porque al acordar tener sexo no se trata sólo de tu goce, sino de uno compartido. ¿Qué cosas puedes hacer y qué cosas en definitiva debes impedir que sucedan? Sigue leyendo para saberlo.

1.      CONFUNDIRLO CON EL OTRO Y PEOR, QUERER QUE SEA OTRO.
Si vienes saliendo de una relación que marcó tu vida y dejó una huella imborrable en tu corazón, no será raro que sigas anhelando o manteniendo la esperanza sobre reconstruir lo que quedó en las cenizas. Pero ojo, si no te sientes listo para comenzar una nueva relación porque implica volver a abrirte, a confiar y a enamorarte de alguien que puede ser todo lo contrario a tu chico anterior, es mejor que no intentes nada durante algún tiempo, que reflexiones y vivas el duelo, que fortifiques tu autoestima para que al volver a meterte a una cama no destruyas la del nuevo compañero.

Llamar a la pareja sexual con un nombre incorrecto, no sólo demuestra que no estás listo para afrontar un noviazgo nuevo. Deja ver que no te sientes conectado al otro y que en algún punto vives atrapado en el pasado. He ahí el por qué tu pene te dice querer diversión pero tu corazón grita por la necesidad de otra persona. No dejes que esto convierta el momento en una pesadilla vergonzosa y que además, termines siendo odiado y difamado por alucinado.

2.      MALOS OLORES Y POCA HIGIENE.
En definitiva, si quieres que tu pareja o ligue se lleven una buena impresión de ti, por favor, procura darte una ducha antes de llegar a la cama. Lavarse los dientes, ponerse desodorante y si es necesario un poco de talco en los pies, garantiza que además de llamar la atención por tu cuerpo o lo bueno que eres en la cama, dejarás satisfecho al otro en cuanto a cuidado personal se refiere.

Puede que no seas un adonis pero cuando eres higiénico y te preocupas por lucir bien, los demás se acuerdan de ti con agrado.

Querer besar a alguien y toparse con un tufo a cigarro o peor, a cloaca, es desagradable, desagradable, desagradable. El sudor para algunos puede ser excitante y en cierto modo el aroma personal despierta el instinto sexual. Pero eso no significa que puedas llegar oliendo a mil demonios, con el culo poco aseado o el pene con quesillo. En serio que eso pone triste.

Acuérdate también de que el tener pareja no significa que él tenga que aceptar todos tus malos hábitos. Si lo quieres, demuéstrale que te quieres y por lo tanto te gusta ponerte guapo para él.

3.      SI NO ENTRA, NI CON AFLOJATODO.
Sabemos que hay ocasiones en las que la calentura nos hace parecer una caldera a presión. Lo único que queremos, sea con la pareja o con un ligue esporádico, es tener un orgasmo para calmar el demonio de la lujuria… Bien, y eso no es malo, es una necesidad fisiológica. Pero en serio, cuando no entra, no entra y ni con vaselina.

Quizá tu pene sea muy grande o su culo muy cerrado. Así que por más que intentes embonar, deberás darle tiempo. Nunca fuerces la penetración porque saldrás lastimado. El amor podría ser demasiado pero el cuerpo dirá otra cosa. Así que si lo que quieres es buen sexo, seguro y con la garantía de poder repetir de nuevo, no te queda más que ser paciente. Lubricantes hay muchos pero mente y esfínter sólo tenemos de a uno. Estimula mucho, acércate, haz que se relaje. Si ese día no está listo, vuelve a intentarlo más tarde. Todo es cuestión de dar un buen trato a la pareja.

4.      MALA DIGESTIÓN, MAL MOMENTO.
¿Sabías que antes de una relación sexual, es importante no haber ingerido alimentos sólidos durante las pasadas 4 horas? De lo contrario, ten por seguro que habrá molestias durante la penetración porque tu cuerpo se encuentra en pleno estado digestivo. Evítate dolores estomacales, gases o premios indeseables.

Las primeras veces pueden ser bochornosas. A falta de conocimiento sobre cómo procurar tener buen sexo anal, pueden llegar a ocurrir eventos en los que terminemos avergonzados por la fuerza de la naturaleza. Pero también no puedes ser tan ingenuo y dar por hecho que el ano se prestará para relaciones sexuales en el momento que se te venga en gana, sin antes haberle dado oportunidad de realizar su función básica, que es desechar las heces.

Para esto, además de cumplir la regla de no comer 4 horas antes del sexo, también puedes, de vez en cuando, realizarte una lavativa sencilla. En las farmacias puedes conseguirlas como lavativas de colón que son recomendadas generalmente para el estreñimiento, para curar infecciones, hacer lavados intestinales para someterse a radiografías o bien, para tener sexo anal.

Eso sí: no deben realizarse a diario ni cada vez que tengas sexo: usarlas indiscriminadamente pueden provocar la desaparición de la mucosa que recubre el intestino para evitar proliferación de bacterias, lo que puede provocarte infecciones con los desgarres.

Si quieres ser limpio sin someterte a las lavativas, bastará con una buena alimentación para regular la digestión.

5.      DESCONOCIMIENTO TOTAL DEL PLACER COMPARTIDO.
¿Te ha tocado tener sexo con una persona egoísta? Me explico: esa clase de hombres que llegan, se desnudan y dejan su cuerpo a tu disposición, pero no para que tú disfrutes con él, sino para que lo hagas disfrutar. Por tanto, el ligue en turno no hará más que pedir satisfacción sin hacer más a cambio. No esperes caricias, palabras tiernas ni que se preste a juegos previos. Si lo que quiere es recibir sexo oral, te llevará hacia su pene para que hagas lo tuyo. Si lo que quiere es penetrarte para tener un orgasmo, tan sólo te pedirá que te pongas de a 4 y no te quedará más que esperar a que él termine.

¿Verdad que suena incómodo, ilógico e injusto? Algo que debes evitar en el sexo es suponer que el otro existe para hacerte llegar al orgasmo sin que tú debas mover un dedo. Si eso quieres, bien puedes comprar los servicios de alguien del oficio, pero si no, será mejor que no te quedes estático en la cama. Comparte lo que tienes con algo más que sólo entregar tu cuerpo.

¿Qué otros detalles crees que deban añadirse a esta lista? Además de lo bochornoso, también está lo incoherente. ¿Te han pasado cosas como estás o aún peores? Déjanos tu comentario, quizá a alguno le sea de ayuda o le sirva de alerta para evitar quedar como pésimo amante.
Y recuerda que no hay mejor sexo que el que se hace con amor a uno mismo.

1 comentario:

  1. Dentro de lo que he leído y puedo apreciar, la sensatez juega un papel muy importante en la hora del faje y durante el sexo, esa vocecilla que te dice que algo anda mal cuando te encuentras bien caliente, debe ser suficiente para detener lo que haces y analizar porque esta ahí, las malas experiencias vienen precisamente por no confiar y ser sinceros consigo mismos y por no decir lo que sentimos con nuestra pareja en turno, hablar y aceptar lo que sentimos ayuda a disfrutar un momento tan delicioso unico e irrepetible... saludos...

    ResponderEliminar