Outing: expulsados del armario


A la mayoría de los hombres y mujeres homosexuales en algún momento determinado de nuestra existencia nos toca enfrentar la toma de una decisión importante en nuestras vidas: salir del armario. Se trata de dar a conocer a los demás, ya sea a la familia y a los amigos más cercanos, o incluso ante la sociedad nuestras inclinaciones sexuales. Quienes salimos del armario sabemos lo complejo que puede ser vivir abiertamente como gays, lesbianas o bisexuales, pues nuestra sociedad está basada en pensamientos machistas y conservadores en los que suele entenderse como un escándalo cuando un homosexual encara su realidad con la misma dignidad que un heterosexual, sin temor a ser tal cual es.

Pero los prejuicios existentes en nuestra cultura, nos obligan muchas veces a optar por vivir nuestras relaciones en el anonimato, a escondidas de los demás; la verdad es que muchas veces el calor que ofrece el armario es preferible al bullying de la homofobia imperante entre los mexicanos, aún con todo lo que se pierde, como la amistad, el amor libre o una vida sin represiones. Y lamentablemente es aquí donde muchas veces sucede el outing. ¿Qué es outing? Se trata de una salida brusca y no planeada del armario. A quienes toca vivir esta situación son por lo general personas que no están listas emocionalmente para declararse, o porque simplemente prefieren ser reservados y vivir hasta cierto punto una doble vida.

El outing es una práctica de acoso emocional pues cuando por algún motivo se nos obliga a declarar nuestra homosexualidad, se nos vulnera psicológicamente a aceptar una situación que, por su brusquedad, nos hace sentir expuestos, acosados y avergonzados. El mundo del espectáculo ha dado buenos ejemplos, como el del ex RBD Christian Chávez, el de Ricky Martín o el de Tiziano Ferro: en los tres casos hubo algún tipo de amenaza para exponer su vida emocional o sexual ante el público, razón por la que este trío decidió, cada uno a su manera, declararse y vivir como figuras públicas homosexuales. 

El outing es sobre todo injusto, pues se rompe con una barrera de decisiones personales que corresponden sólo a quien es gay. El trabajo por valorarnos es complejo. El que alguien se aproveche de esta situación con amenazas o extorsiones es un ataque a la propia individualidad.

La cosa siempre ha sido simple: o te quedas dentro, o vives fuera de, pero siempre por decisión propia. No hay nada como sentirse a gusto con uno mismo, quererse como se es, y si a ti o a Pedro les está tomando tiempo, pueden tomarse el que sea necesario para aprender a conocerse. En estas cosas nadie puede exigirte. El armario, con todos sus tabúes, siempre será un sitio contradictorio en el que tenemos confort y miedos, pero aun así, todos hemos estado alguna vez adentro.

1 comentario:

  1. Muy bueno este articulo .... Yo pienso qe salir del closet te crea muchos problemas !! Solo si no lo planeas !! Kisiera saber Si es cierto qe todos los gays tienen mucho riesgo de contraer sida ?? Claro si no usas protección !! Kisiera saber porqe eso me trae con mucha preocupación !! ):

    ResponderEliminar