El Buen Sexo Oral


El sexo oral entre homosexuales como entre heterosexuales, es una de las prácticas sexuales más placenteras que podemos experimentar. Sin importar el rol, quien da y quien recibe disfruta y goza de los dones que el cuerpo humano ha adquirido: el placer sexual.

Aunque hay quienes le hacen el feo. No voy a ponerme a dar clases de falsa moral, porque en lo personal yo confieso que a mí me encanta el sexo oral, me gusta darlo y he de decir que soy un maestro realizándolo. Pero creo que a veces entiendo a los que dicen que el sexo oral no se trata sólo de que el activo meta su pene en tu boca y te haga succionar como si fuera la última coca-cola del mundo. Entre lo que más me han comentado de lo que les desagrada al realizar sexo oral -la mayoría han sido opiniones de mujeres- es que el hombre cree que su pene es una herramienta monumental que debe ser chupada hasta hacerlos venirse, y que por esta conducta el sexo oral se vuelve algo mecánico e incluso vulgar. Es como si sustituyéramos la mano por una boca y nos enfocáramos en eyacular. Y eso, amigos, es un pensamiento erróneo.

El buen sexo oral no es aquel que dura más o en el que te hace arrojar más semen. El buen sexo oral es aquel donde te retuerces de placer porque quien te lo hace sabe mover su lengua y frotar tu pene, de una forma sofisticada y vulgar al mismo tiempo que las sensaciones no sólo se quedan en tu pene, sino que además suben por tu pelvis y te hacen sentir ese latigazo eléctrico en la espalda. Un buen sexo oral no es sólo mamar el pene, sino besar los testículos, lamer el perineo, arañar el pubis y estimular el glande. Si somos capaces de que nuestra pareja se agite con una sola succión o que suelte un gemido al pasar la punta de nuestra lengua sobre su orificio uretral, entonces ellos mismos te dirán que eres grandios@ mamando.

A continuación, voy a dejarles 7 tips para realizar un sexo oral inmejorable, tomen nota de aquello que puedes hacer y aquello que mejor no hay que intentar a la hora de poner ese miembro dentro de nuestra boca. Por miembro, entiéndase desde el pene hasta el clítoris, y por qué no, incluso el ano, porque estos tips servirán tanto a hombres como a mujeres que realizan oral.


  1. Conoce lo que te metes a la boca. ¡Y bueno...! En serio, un consejo para hombres y mujeres que les gusta realizar sexo oral, es el de saber la anatomía de los órganos sexuales al pie de la letra. Si no sabes que es el frenillo, el prepucio o el perineo, reduces las posibilidades de dar buen sexo oral. Si no sabes donde se encuentra el clítoris de tu mujer o desconoces que el ano tiene dos esfínteres, amig@, andamos mal en sexualidad. ¿Por qué les digo esto? Porque nunca falta el principiante que cree que hacer sexo oral es meter el pene en tu boca y luego sacarlo y luego meterlo repetidamente. No. Para eso también hay que saber estimular otras zonas. Así, mientras succionas el pene o el clítoris, puedes masajear suavemente los testículos o la zona anal, haciéndolo despacio y enfocando las caricias con las yemas de tus dedos, no con las uñas. Puedes además masajearle los pezones o las tetillas, ofreciéndole a tu pareja una tanda de sensaciones variadas. Nunca dures más de 10 o 15 minutos dando sexo oral sin meterle caricias o sin lamerle el pubis o los testículos, porque por más que él o ella intenten concentrarse durante tantos minutos en el placer que le proporcionas, su cerebro necesita mayores estímulos para mantener el cuerpo despierto y el lívido a tope.
  2. Cada pene es un mundo. En serio, si eres una persona que ha tenido más de una pareja sexual, habrás descubierto que hay hombres que sienten mayor placer al mamar su pene por completo, metiendo desde la cabeza hasta el tronco entero, y hay otros que sólo sienten placer si les mamas la cabeza. No seas de la idea de que todos los hombres sienten lo mismo con una mamada, habrá incluso aquellos que no sientan nada, ya que a mayor tamaño, el pene tiene menor sensibilidad en la zona del glande. Pero no discrimines, lo importante es saber como tratarlos. Con tu boca, dedícate a descubrir que zonas del pene son más sensibles y cuáles no, si tienen tiempo de sobra, permítete aprenderte de memoria la composición del pene de tu pareja, entonces sabrás cómo le gusta más, de que forma se viene más pronto y en que otra tarda más en venirse.
  3. La higiene bucal es un punto que no podemos ignorar, ya que aunque el pene no es un órgano precisamente limpio y por tanto debe exigirse también mayor limpieza, aquel que da la mamada también debe procurarse higiene en la boca para resultar atractivo a la pareja. Aunque no es recomendable lavarse los dientes al menos 4 horas antes de realizar sexo oral (para evitar abrir heridas en la lengua o encías y evitar contagios de posibles bacterias que tiene el pene o la vagina), siempre es bueno tener buen aliento y una saliva poco espesa. Toma un poco de agua antes de realizar sexo oral, nunca refresco o bebidas alcohólicas ya que podrías provocarle irritación o escozor a tu pareja. El refresco además, al ser azucarado, provoca que se espese tu saliva, y la saliva en grandes cantidades y mayor densidad provoca un aroma desagradable, lo que puede bajarle la excitación a tu pareja, además que no resulta tan agradable que te dejen el pene cubierto de una saliva vizcosa. Si comieron algo antes, haz buches de agua para lavarte la boca. Y no fumes, ¡por favor!
  4. Higiene de las zonas erógenas. ¿Te ha tocado alguna pareja poco higiénica? Entonces coincidirás conmigo en que es realmente desagradable encontrarte con un pene lleno de restos de quesillo, que es como vulgarmente le llamamos a la acumulación de liquido preseminal y orina, una especie de grasilla que se pega al rededor del glande. O que un pene con un olor y un sabor a orina también puede resultar nefasto. Consejo: bañense antes de la relación sexual, o bien laven su pene, nunca con jabones de aroma, ya que estos irritan y pueden provocar escoriaciones en la piel del glande. Es preferible usar un jabón neutro. Y esto va también para mujeres: una vagina con aroma a menstruación, a orina o a sudor es sumamente desagradable. ¡Y no vamos a hablar de la higiene del ano!, porque esa es más que obvia. La lengua está llena de papilas gustativas y son las que reciben estos sabores naturales del cuerpo, así que siempre hay que ser limpios con nuestros órganos sexuales y así garantizar que nuestra pareja se quede enamorada de lo que tenemos para dar ;)
  5. Una mordidita no hace daño a nadie: la piel de cualquier órgano sexual es muy delicada. Sólo quiero decirte que si eres de esos que les encanta la idea de adueñarse del miembro de tu pareja, debes saber que hay formas de provocar placer por medio del dolor, pero siempre evitando lastimar o causar daño. Las mordiditas en la punta del pene o del clítoris, los pellízcos en los testículos o los mordisqueos en el ano pueden ser muy placenteros e incluso provocar el orgasmo. Pero ¡ojo! Si tienes los dientes muy afilados, chuecos o tienes los incisivos muy grandes, debes ser suave y nunca perder el control, ya que podrías ocasionar heridas desagradables. Recuerda que al dar sexo oral lo importante es estimular en intervalos de tiempo variados, las mordidas pueden ayudar a subir el tono del juego, desde algo muy light a lo más sado, pero, si te pones salvaje, trata de modular la presión que impones en tu mandíbula para no ser tan agresivo. Un consejo: cuando tengas el pene dentro, y si tu pareja no tiene circuncisión, succiona delicadamente la piel de su pene (el prepucio) y da leves mordiscos en esa carne suave y rugosa, mete la punta de tu lengua hasta alcanzar la cabeza y gírala despacio, luego vuelve a succionar esa carne y dale otros mordiscos.
  6. Salvajismo sí, pero con amor. Si eres hombre, te pido que mires tu pene, y lo tomes con la punta de tus dedos. Reconoce la cabeza o el glande, y masajealo. Humedece tus dedos con saliva y comienza a frotar. Sentirás placer al instante, y éste se agrandará a medida que sigas frotando y al ritmo que lo hagas. Ahora, toca tu tronco, si está erecto, puedes rodearlo con una mano y comenzar a hacer la típica "jalada". Si no eres circuncidado, notarás que lo que te proporciona mayor placer es el momento en que el prepucio roza con la cabeza. Pero esta piel no puede bajar a niveles extremos, ya que está pegada a tu glande por un pequeño ligamento de carne que conocemos como frenillo, esa pequeña liga es muy delicada y debe ser siempre tratada con cuidado, tanto cuando te masturbas como cuando penetras o cuando te hacen sexo oral: puede desgarrarse si se impone mucha presión, si quien te la mama es muy violento y al bajar la piel de esa zona no tiene cuidado y da el tirón. Con los testículos sucede lo mismo: hay que saber masajearlos, tocarlos incluso. A veces con un mínimo tirón o al presionarlos puedes provocar dolor. En mujeres, nunca les muerdas el clítoris más de lo debido, porque es un órgano sumamente delicado y su piel es más suave, morder con violencia podría terminar en un episodio sangriento, así que ya saben, hay que saber modular nuestra fuerza y también estar siempre al pendiente de las reacciones de nuestra pareja. El rostro nos deja ver cuando le gusta, cuando le duele o cuando lo llevas al clímax, e incluso los espasmos, los retortijones o los puños cerrados o destensados pueden indicarte el nivel de placer que él o ella están recibiendo mientras tú les das sexo oral.
  7. Si no le gusta, ni en tus sueños: el último consejo es breve y conciso. No a todos nos gustan las mismas cosas, y esto hay que entenderlo. A veces ella o él nos dicen "así no" y nosotros lo tomamos como un reto, y seguimos, intentando que la pareja alcance el orgasmo aún cuando sabemos que no le está gustando. Si le diste una mordidita en el pene y él gime adolorido y entonces te pone una mano para impedir que lo vuelvas a hacer, es porque simplemente le desagradó ese acto y lo sacó de su zona de confort sexual. No te enojes ni dejes que eso te baje la calentura. Busca otras formas de provocar que se retuerza. Es importante no cruzar la línea de confort, ya que el sexo es para que ambos disfruten. No siempre estaremos con alguien a quien le guste exactamente lo mismo que nosotros o que sienta rico en la misma parte que tú. Para eso, hay que saber explorar el cuerpo de tu pareja. Si aplicas estos pasos en el sexo oral, quizá tu vida sexual mejore. Aunque también está la posibilidad de que tú seas un maestr@ en el sexo y que lo que te he dicho aquí ¡¡ya lo sabías!!
¡Provecho! ;)  

4 comentarios:

  1. Muy buena tus explicaciones me ayudaran mucho je

    ResponderEliminar
  2. Muy buen consejo, a my pareja le encanto el sexo oral k ledi, y todo gracias a tus cinsejos muchas gacias.

    ResponderEliminar
  3. para todos aquellos que no sepan como tragar todo el pene, pasen saliba de esa forma se abre la garganta y asi logra entrar mas el pene evitando el asco k puedo provocar al tocar esta zona , bueno asi me ha servido a mi jaja

    ResponderEliminar
  4. OTRA DE LAS PARTES DE EROTISMO DE ALGUNOS HOMBRES SON LOS PIES LES GUSTA QUE LOS CHUPEN

    ResponderEliminar